Feliz jubileo

El 60 cumpleaños de la UEFA este año nos da la oportunidad de revisar seis décadas memorables de la historia del fútbol europeo. Hemos llegado al nuevo milenio, y la UEFA demuestra ser una organización moderna.

Traianos Dellas and Konstantinos Katsouranis (Greece) celebrate as their team strides to UEFA EURO 2004 glory
Traianos Dellas and Konstantinos Katsouranis (Greece) celebrate as their team strides to UEFA EURO 2004 glory ©AFP

El 60 cumpleaños de la UEFA este año nos da la oportunidad de revisar seis décadas memorables de la historia del fútbol europeo. Hemos llegado al nuevo milenio, y la UEFA demuestra ser una organización moderna que se adelanta a los nuevos tiempos y el fútbol europeo sigue dejando su huella a través de sus competiciones y los grandes jugadores que las disputan.

La UEFA celebró con orgullo sus bodas de oro en 2004. El año contó con una serie de eventos y actividades especiales, y a cada federación nacional le pidió la UEFA que nominara a uno de sus propios jugadores como el futbolista más destacado de los últimos 50 años. Una gran cantidad de nombres memorables fueron elegidos, incluyendo Johan Cruyff, Alfredo Di Stéfano, Ferenc Puskás y Dino Zoff. Además, el francés Zinédine Zidane fue votado como el mejor futbolista europeo de los últimos 50 años en la encuesta del jubileo de la UEFA.

La UEFA Champions League continuó proyectando una marca deportiva atractiva y un gran resplandor comercial. Real Madrid CF, FC Barcelona y AC Milan ganaron el trofeo en dos ocasiones entre 2000 y 2009, y también fueron campeones en ese periodo FC Bayern München, FC Porto, Manchester United FC y Liverpool FC, cuyo asombroso éxito en 2005 llegó tras remontar tres goles y vencer en la tanda de penaltis ante el Milan. Jugadores brillantes como Zidane del Madrid, Cristiano Ronaldo del United, o Lionel Messi del Barça han sido algunos de los nombres estelares que han emocionado a los aficionados semana tras semana.

En la escena de las selecciones nacionales, la EURO fue otorgada por primera vez a dos países anfitriones, Bélgica y Holanda en 2000. El título se decidió por un gol de oro en la final. Francia salió victoriosa gracias a un tanto en la prórroga de David Trezeguet, que dio a los galos el triunfo por 2-1 ante Italia en Róterdam.

Cuatro años después, hubo una gran sorpresa en Portugal. Grecia entró en el torneo como una de las selecciones más flojas. Sin embargo, bajo la acertada dirección del experimentado técnico alemán Otto Rehhagel, los griegos fueron un equipo altamente disciplinado y fuerte, y superó todos los obstáculos. Vencieron a los anfitriones portugueses con un cabezazo de Angelos Charisteas en la final de Lisboa, y saborearon la gloria más allá de lo que habían soñado. "Cuando el árbitro terminó el partido, era como si se hubiera hecho la luz. Otro hecho que recuerdo es la sonrisa de tonto que se me quedó durante no sé cuántos minutos… Fueron momentos increíbles", dijo el capitán griego Theodoros Zagorakis.

Hubo dos anfitriones de nuevo para la fase final de 2008: Austria y Suiza. España fue la vencedora con un fútbol combinativo que superó a Alemania en la final de Viena con un solitario tanto de Fernando Torres. El combinado español comenzó entonces una era dorada, conquistando también la Copa Mundial de la FIFA 2010 y la UEFA EURO 2012. "Fue bonito. Puede que sea una palabra muy usada en el fútbol, pero es cierto que el fútbol que hicimos en 2008 fue bonito. Ganamos usando un estilo de juego combinativo y con jugadores talentosos", dijo el centrocampista Xavi Hernández.

La primera parte del nuevo milenio contó con la revisión de la configuración administrativa de la UEFA, y el Secretario General de la UEFA Gerhard Aigner se convirtió en CEO. Se establecieron nuevas prioridades y la UEFA se alejó más aún de ser un órgano administrativo para ser una empresa dinámica en sintonía con los nuevos tiempos. Gerhard Aigner demostró una mente sobresaliente de administración de la UEFA durante más de 14 años y, cuando él se retiró a finales de 2003, el sueco Lars-Christer Olsson fue designado como director ejecutivo. Olsson se unió al muchos años Presidente de la UEFA Lennart Johansson como dos suecos que dirigían por su 50 cumpleaños.

Durante este periodo, el diálogo aumentó entre clubes y ligas profesionales, mientras que la UEFA mantuvo su vínculo inquebrantable con sus federaciones miembro, que eran 52 en 2002. La UEFA mantuvo su búsqueda con una mayor seguridad jurídica para el deporte y el reconocimiento del deporte en el marco de la legislación de la UE. El sistema de licencias de clubes de la UEFA fue una importante innovación, a tiempo para la temporada 2004/05, y con el objetivo de proporcionar un marco para que los clubes actúen de una manera más eficiente.

El Congreso Ordinario de la UEFA en Dusseldorf de enero de 2007 trajo un nuevo hombre al timón del fútbol europeo. El francés Michel Platini, que en su carrera se llevó en tres ocasiones el premio al Jugador del Año de Europa y el título de la EURO como capitán de Francia en 1984 en su país, entró en la administración del fútbol con aplomo y fue elegido como Presidente de la UEFA. Lennart Johansson, que había guiado a la UEFA a través de un mandato trascendental de 17 años, fue nombrado presidente honorario de la UEFA. "El fútbol es un tesoro, un juego sencillo y muy popular. Estoy preparado para proteger y defender este tesoro", fue parte del discurso de Michel Platini tras su elección. "Voy a ser un siervo apasionado y sin prejuicios del fútbol al que todos nos gusta. Vamos a trabajar juntos para desarrollarlo y cuidarlo no solamente para preservar su patrimonio, sino también, y más importante, para enriquecerlo". El escocés David Taylor fue elegido como Secretario General de la UEFA al poco tiempo de que el nuevo Presidente de la UEFA llegase a la presidencia.

La presidencia de Michel Platini comenzó con armonía fresca dentro del fútbol europeo. El lanzamiento de la Asociación de Clubes Europeos (ECA) y la firma en enero de 2008 en el memorando de entendimiento entre el nuevo cuerpo y la UEFA abrió camino para una nueva era de relaciones positivas. Se hicieron cambios en los formatos de competición de la UEFA. En septiembre de 2008, la UEFA decidió aumentar el plantel de selecciones a 24 combinados en 2016, dando a las federaciones miembro más oportunidades de lograr la gloria europea. Desde la temporada 2009/10, la Copa de la UEFA fue reemplazada tras 37 años por la UEFA Europa League, que incluye a 48 equipos en la fase de grupos y una nueva vida deportiva y comercial para la segunda mejor competición de clubes de Europa. El desarrollo creciente del fútbol femenino y el fútbol sala se vio reflejado con la introducción de las competiciones de clubes europeas en ambos sectores.

El intenso diálogo con la Unión Deportiva continuó a buen ritmo. La UEFA también escuchó a los aficionados, y por primera vez se realizó un encuentro entre aficionados y el organismo europeo, que se llevó a cabo en 2007. La batalla contra el dopaje, la corrupción y las apuestas ilegales en el fútbol continuó sin cesar. Un trabajo esforzado que se realizó mediante diversas áreas sociales y humanitarias, incluida la lucha por erradicar el racismo forjando alianzas con organismos específicos. La UEFA cree que el fútbol puede ser utilizado como una fuerza para beneficiar a la sociedad. En otro paso crucial, en septiembre de 2009, el Comité Ejecutivo de la UEFA aprobó un concepto de juego limpio financiero diseñado para frenar el crecimiento de los excesos financieros de todo el panorama europeo de clubes y para salvaguardar la estabilidad del fútbol europeo de clubes.

En el mismo mes, el Comité Ejecutivo de la UEFA aprobó la creación de una nueva empresa, UEFA Events SA, que será responsable de las operaciones de negocios y comerciales de la UEFA. David Taylor fue nombrado como presidente ejecutivo de la nueva compañía el 1 de octubre de 2009, y Gianni Infantino fue nombrado como Secretario General de la UEFA. El tiempo nunca se paró en la UEFA, 50 años 'joven' moviéndose con confianza…