Decisiones disciplinarias sobre el Rumanía-Hungría

El Comité de Control, Ética y Disciplina de la UEFA ha anunciado su decisión después de los incidentes ocurridos en el partido del Grupo F de clasificación para la UEFA EURO 2016.

©Getty Images

El Comité de Control, Ética y Disciplina de la UEFA (CEDB) ha anunciado su decisión después de los incidentes ocurridos en el partido del Grupo F de clasificación para la UEFA EURO 2016 entre Rumanía y Hungría. El partido, disputado en Bucarest el 11 de octubre, quedó 1-1.

Federación Rumana de Fútbol (FRF)

Incidentes: Encendido y lanzamiento de bengalas y cohetes – Artículo 16(2) del Reglamento Disciplinario de la UEFA; Uso de un puntero láser – Art. 16(2) DR; Disturbios entre los aficionados – Art. 16(2) DR; Pancartas ilegales – Art. 16 DR

Sanciones: El CEDB ha ordenado el cierre parcial del estadio elegido por la FRF (por ejemplo, el Arena Națională) durante el próximo partido de competiciones de la UEFA que dispute Rumanía como local, y en particular el sector número 122 del estadio. La FRF también ha sido multada con 32.000 euros.

Federación Húngara de Fútbol (MLSZ)

Incidentes: Comportamiento racista – Artículo 14 del Reglamento Disciplinario de la UEFA; Encendido y lanzamiento de bengalas y cohetes – Art. 16(2) DR; Disturbios entre los aficionados (los asientos fueron arrancados y lanzados) – Art. 16(2) DR

Sanciones: El CEDB ha ordenado el cierre parcial del estadio elegido por la MLSZ (es decir, el Flórián Albert Stadion) para el próximo (1) partido de competición UEFA en el que Hungría jugué como federación anfitriona. El/los sector/es cerrados deben comprender al menos 2.500 asientos. La MLSZ también deberá pagar una multa de 30.000 euros. Finalmente, la MLSZ ha recibido la orden de ponerse en contacto con la FRF en el plazo de 30 días para la liquidación de daños y perjuicios causados por sus aficionados.

La lucha contra el racismo es una prioridad principal para la UEFA. El organismo europeo lleva a cabo una política de tolerancia cero ante el racismo y la discriminación tanto en el campo como en las gradas. Todas las formas de racismo son considerados delitos graves en contra de los reglamentos disciplinarios y son castigados con sanciones severas. Tras la entrada en vigor de los nuevos reglamentos disciplinarios en junio de 2013, la lucha contra los comportamientos racistas se ha intensificado y como resultado han surgido penas más estrictas para disuadir cualquier comportamiento de este tipo.

Estas decisiones están abiertas a recurso.