Desarrollar el talento local

La iniciativa de la UEFA sobre los jugadores canteranos ha sido bien recibida por las 52 federaciones miembro en la conferencia de Nyon.

Las nuevas normas de la UEFA sobre los jugadores canteranos han sido bien acogidas por las 52 federaciones miembro de la UEFA.

Conferencia en Nyon
El Comité Ejecutivo de la UEFA presentó la propuesta con las nuevas normas que se aplicarán en competiciones de la UEFA en un futuro, en la conferencia con los presidentes y secretarios generales en la sede en Nyon, Suiza.

Aprobación oficial
La UEFA también ha pedido a sus 52 federaciones miembro que consideren aplicar la misma normativa a sus competiciones domésticas. Las nuevas propuestas serán ahora presentadas a las federaciones nacionales para su aprobación oficial en el Congreso Ordinario de la UEFA en Tallin, Estonia, en abril.

Plazas reservadas
En la primera plantilla, la lista 'A', que inscriban aquellos equipos que participen en competiciones de la UEFA tendrá que tener como máximo 25 jugadores. Desde la campaña 2006/07, el equipo tiene que reservar cuatro plazas, al menos, para dos jugadores de la cantera y otros dos jóvenes que vengan de otro equipo del mismo país. La lista 'B' seguirá existiendo e incluirá un número ilimitado de jugadores sub-21 que hayan estado en el club durante al menos dos temporadas.

Objetivo para 2008/09
En las siguientes temporadas se deberá reservar para el primer equipo una plaza más para otro canterano y para otro jugador nacional con el fin de que en la campaña 2008/09 los clubes tengan en sus filas a cuatro jugadores del filial y a otros cuatro nacionales que hayan llegado procedentes de otro equipo, pero del mismo país.

Requisitos básicos
Para que un jugador sea considerado como canterano debe haber estado un mínimo de tres años con el club, entre los 15 y los 21 años, mientras que se considerará a un jugador nacional cuando haya estado tres temporadas en ese o en otro equipo, pero siempre dentro de la misma federación y en edades comprendidas entre los 15 y los 21 años.

Proceso de consulta
Las iniciativa ha sido propuesta tras un largo proceso de consulta entre la UEFA, los clubes, las ligas, las federaciones nacionales, los sindicatos de jugadores, los entrenadores, las autoridades políticas y los políticos europeos, y los gobiernos nacionales. “Pensamos que es un compromiso razonable basado en todas las consultas que hemos efectuado. Aunque hemos tenido respuestas negativas de algunas ligas y de algunos grandes clubes europeos pertenecientes a dichas ligas, todos los demás han acogido de manera muy positiva estas ideas. También pensamos que la propuesta es legal, porque es una norma deportiva, y no una restricción, para desarrollar y promover la cantera”, declaró el secretario general de la UEFA Lars-Christer Olsson.

Tendencias negativas
Las propuestas han sido realizadas después de que la UEFA viera varias tendencias negativas del fútbol europeo, como por ejemplo la falta de incentivos en el entrenamiento de los jugadores, la falta de identidad en los equipos regionales o locales, la falta de equilibrio competitivo, los fichajes masivos de jugadores extranjeros y los consecuentes problemas para las selecciones nacionales.

Volver el equilibrio
La UEFA también encargó un estudio económico que desveló una tendencia hacia un menor equilibrio competitivo en las competiciones de clubes de la UEFA y en las ligas domésticas, y un incremento del vínculo entre el dinero y el éxito deportivo. Además, se demostró que los clubes hacían cada vez jugar menos a los canteranos. La iniciativa tiene como objetivo aportar más incentivos a los clubes para que apuesten más por sus canteranos y, de este modo, restauren el equilibrio competitivo, primero a nivel de competiciones de clubes de la UEFA, y luego a nivel nacional, si las federaciones aceptan poner en práctica las recomendaciones de la UEFA.

"Hay que hacer algo"
"Parece que después de la conferencia de hoy la mayoría de las federaciones introducirán esquemas similares en sus competiciones domésticas. Pienso que todo el mundo reconoce que hay que hacer algo”, concluyó el señor Olsson.