Mažić ya disfruta de la cita de Trondheim

El árbitro serbio se ha declarado "emocionado y orgulloso" por el hecho de dirigir la Supercopa de la UEFA que enfrentará este martes al Real Madrid y al Sevilla.

Milorad Mažić dirigirá la Supercopa de la UEFA de 2016
Milorad Mažić dirigirá la Supercopa de la UEFA de 2016 ©Getty Images

"Estar orgulloso, estar concentrado, ser uno mismo". Estos son tres claves que el árbitro serbio Milorad Mažić tiene en mente de cara al encuentro de la Supercopa de la UEFA de este martes entre el Real Madrid y el Sevilla en Trondheim.

El oficial de 43 años de Vrbas, una localidad de 25.000 habitantes situada a 130 kilómetros al norte de Belgrado, está disfrutando con naturalidad el hecho de dirigir su primera gran final en competición UEFA, pero subraya la importancia de que un árbitro no se deje llevar por las emociones en un encuentro de esta entidad.

"Siento emoción y orgullo, pero uno debe recordar que hay estar concentrado y confiado antes de partidos y después del pitido inicial”, comenta este director de una empresa cárnica que comenzó en el arbitraje internacional en 2009. Desde entonces Mažić ha acumulado una gran experiencia, más recientemente en la UEFA EURO 2016, donde arbitró tres encuentros.

Mažić estará acompañado en Trondheim por cuatro compatriotas, los asistentes Milovan Ristić y Dalibor Djurdjević y los asistentes adicionales Danilo Grujić y Nenad Djokić. El polaco Szymon Marciniak será el cuarto árbitro. "Como los dos equipos de jugadores, los árbitros también somos un equipo. Éste es un gran éxito para todos nosotros. Nos motivaremos entre nosotros para dar lo mejor", añade.

La entrada de Mažić en el mundo del arbitraje con poco más de 20 años fue muy similar al del resto de sus colegas. "Era jugador de fútbol cuando era más joven, pero sufrí una lesión", explica. "Me tomé un tiempo y mis amigos me sugirieron que intentara el arbitraje. Después de mi primer partido me di cuenta de lo mucho que me gustaba este trabajo. Desde aquel momento sabía que esto era lo que quería hacer".

"En aquel momento vi a todos los grandes árbitros de la UEFA e intenté coger un poco de cada uno de ellos mientras me mantenía fiel a mi propia personalidad, algo que es muy importante para cualquier árbitro".

Casado y padre de dos hijos, Mažić da una gran importancia a pasar tiempo con su familia a pesar de su apretada agenda. Ha arbitrado en dos ocasiones al Real Madrid, ambas en la UEFA Champions League 2014/15: ante el Basilea en la fase de grupos y ante el Atlético de Madrid en el partido de vuelta de los cuartos de final.

También ha participado en dos encuentros del Sevilla, en el partido de vuelta de las semifinales de la UEFA Europa League 2013/14 ante el Valencia y la final de la UEFA Europa League de aquella misma campaña, cuando fue el cuarto árbitro en la victoria hispalense ante el Benfica en la tanda de penaltis de Turín.

El equipo arbitral viajará a Trondheim totalmente preparado, no sólo física y mentalmente, sino también en su conocimiento de ambos conjuntos. La UEFA anima a los oficiales a estudiar la táctica y los jugadores de los conjuntos a los que arbitrarán, algo de lo que Mažić es total defensor.

"Es bueno estudiar con antelación porque te ayuda y tus compañeros tienen más confianza y saben lo que les espera durante el partido", reconoce. "El uso de analistas en la EURO 2016 para ayudar a los árbitros en este sentido fue una idea excelente de la UEFA, un gran pase adelante".

"Además, mi profesión me ha ayudado en el arbitraje y el arbitraje me ha ayudado en el trabajo… Uno aprende en ambas áreas cómo gestionar a la gente de diferentes personalidades".

¿Cuál será el futuro de Milorad Mažić tras este prestigioso nombramiento arbitral en Noruega? "Siempre hay un nuevo partido por delante. Hay que seguir concentrado y trabajando muy duro cada día para aprender, desarrollar tus habilidades y progresar. Siempre hay que decirse a uno mismo que hay espacio para la mejora".