Trabajar unidos por la seguridad en los estadios

El vicepresidente de la UEFA Michael van Praag ha pedido a todos los estamentos del fútbol europeo involucrados en la seguridad de estadios que "trabajen juntos y cambien las cosas a mejor".

UEFA vice-president Michael van Praag speaks at the UEFA/EU Stadium and Security Conference in Warsaw
UEFA vice-president Michael van Praag speaks at the UEFA/EU Stadium and Security Conference in Warsaw ©Sportsfile

El vicepresidente de la UEFA Michael van Praag ha pedido a todos los estamentos del fútbol europeo involucrados en la seguridad de estadios que "trabajen juntos y cambien las cosas a mejor", para asegurar que los partidos puedan celebrarse en un "entorno seguro y de bienvenida para todo el mundo".

En una charla en la última edición de la Conferencia de Estadios y Seguridad UEFA/Unión Europea celebrada en Varsovia, Van Praag, que también es presidente del Comité de Estadios y Seguridad de la UEFA, pidió un esfuerzo común a todos los que trabajan en el mundo del fútbol, gobiernos, policía y autoridades públicas para combatir y reducir los incidentes y la violencia dentro y alrededor de los estadios.

Van Praag dijo que está decidido a asegurar que la UEFA contribuye a una mejora sostenible de los aspectos de seguridad en los estadios en el fútbol europeo.

Representantes de la policía europea y de las agencias gubernamentales, oficiales de seguridad de la UEFA, las federaciones nacionales y los clubes y propietarios de estadios se han reunido en Varsovia para el tradicional debate anual sobre asuntos de seguridad.

"Esta conferencia reúne a la mayoría de los grandes clubes del fútbol europeo. Clubes que cuentan con el apoyo de un gran número de aficionados que, una vez más, seguirán a su equipo por todo el continente en la nueva temporada. Lamentablemente, no todos estos aficionados se comportarán de una forma que merezca ser elogiada", dijo Van Praag.

Van Praag subrayó la disposición de la UEFA para el diálogo con las organizaciones de aficionados, así como para apoyar iniciativas de clubes y aficionados de toda Europa dirigidas a mejorar la experiencia de los aficionados. Sin embargo, añadió, la UEFA y la familia del fútbol tuvieron que mantenerse alerta ante una minoría de espectadores cuya conducta tuvo un efecto negativo en los partidos.

"Cuando hablamos del comportamiento de los aficionados, tengo que recordar a los clubes y a las federaciones nacionales su importante responsabilidad. Muchos de los incidentes son causados por aficionados de los equipos visitantes que no tienen entradas para los partidos. Muchos no tienen en absoluto intención de asistir al encuentro", señaló.

"Esta gente no puede ser repudiada simplemente porque no haya comprado o tenga una entrada. Los clubes y las federaciones nacionales deben entender que sus responsabilidades se extienden a todo el mundo que viaje con sus colores por Europa. Las estrategias de inclusión y exclusión deben tener en cuenta esto".

"Recomiendo firmemente un diálogo mejorado entre los clubes, las federaciones nacionales y sus gobiernos en un tema tan importante como este".

El nuevo Convenio Europeo sobre la Violencia de Espectadores está listo para su implantación, 30 años después de la primera convención tras el desastre de Heysel en 1985. La UEFA y sus socios paneuropeos en la Unión Europea y el Consejo de Europa han dado un respaldo conjunto al movimiento. "En línea con la filosofía que se ha adaptado los últimos años por la UEFA y sus socios europeos, hay un cambio en el énfasis", explicó Van Praag.

"Los únicos asuntos ya no son solo la violencia o el desorden. El mensaje clave que se transmite en la nueva convención es la necesidad de ofrecer un enfoque integrado en los dos pilares clave: la seguridad y el servicio".

Van Praag enfatizó que la nueva convención proporciona una oportunidad para las autoridades públicas, las federaciones nacionales y los clubes de sacar adelante una agenda para conseguir una mejora: "Todo el mundo debe recibir con agrado esta agenda si creen que con ello hay alguna posibilidad de éxito. Es importante destacar que la convención se convertirá en vinculante para los estados que la firmen una vez sea adoptada. Es, sin duda, una nueva arma en nuestro arsenal y debemos aprovecharlo al máximo".

"Todavía hay mucho por hacer y el desarrollo de la nueva convención es un catalizador para seguir adelante. Ahora la atención debe centrarse en promocionar y apoyar el enfoque integrado y equilibrado para la seguridad y el servicio".

"Les pido a todos ustedes aquí que hagan su propio compromiso con la implantación de la visión de mejora compartida por la UEFA y sus socios paneuropeos. Aprovechar las oportunidades que se ofrecen pero al mismo tiempo preguntarse qué pueden hacer como federaciones nacionales, clubes y políticos para marcar la diferencia. Que cada uno de nosotros afronte la realidad", concluyó Van Praag.