Paz y reconciliación a través del fútbol

Desde cerca de dos décadas, las Open Fun Football Schools han estado reuniendo a niños y adultos de diferentes orígenes culturares durante el verano.

Imagen de las Open Fun Football Schools
Imagen de las Open Fun Football Schools ©CCPA OFFS

Más de 25.000 chicas y chicos y 5.000 entrenadores voluntarios y líderes han tomado parte del programa Open Fun Football Schools (OFFS) respaldado por la UEFA, que tiene como objetivo usar el poder del fútbol para construir puentes entre regiones con una historia de conflictos y para reunir a la gente a través de diferentes orígenes étnicos, sociales y religiosos.

El programa, dirigido por el socio de responsabilidad social de la UEFA Cross Cultures Project Association (CCPA), se realiza durante los meses de agosto y septiembre en los Balcanes, el este de Europa y las regiones de Transcaucasia.

"Las Open Fun Football School aprovechan la energía del deporte para reunir a la gente a través de las barreras culturales, y más", explica Anders Levisen, fundador y director ejecutivo de las Open Fun Football Schools.

"Formamos a los entrenadores en nuestra filosofía de entrenamiento integral que consiste en cabeza, corazón y piernas, conocidas como creatividad, empatía y habilidades, con el fin de crear un sentido de comunidad basado en los hábitos sanos, los valores sociales y el conocimiento práctico".

De hecho, este método se centra en actividades que son motivadoras y significativas. Su objetivo es convertir el conocimiento y la pasíón en las herramientas para la acción y el cambio, tanto para niños como adultos con historias alternativas y posiciones a las de conflicto.

El programa, que contó con una participación femenina del 40% este verano, ha demostrado tener bastante éxito entre los participantes.

"Hemos aprendido que no se puede ganar un partido de fútbol por sí mismo, y desde croatas, bosnios y serbios tenemos que jugar como un equipo, tenemos que hablar el uno con el otro", afirmó Maglaj, un estudiante bosnio.

"El deporte es divertido y a mucha gente le encanta. La cultura y la etnicidad no establece límites en el deporte. El fútbol es un lenguaje común que todo el mundo habla".

Desde 1998, las Open Fun Football Schools han llegado a más de 950.000 niños, 52.000 padres y 79.000 voluntarios locales de las comunidades afectadas por conflictos. Por otra parte, 36.000 entrenadores locales se han formado en los enfoques basados en la comunidad y centrados en los niños.