La EURO 2016: un evento divertido, amable y responsable

La UEFA y la EURO 2016 SAS destacan "la responsabilidad cívica en todos los niveles organizativos" en el Informe sobre Responsablidad Social y Sostenibilidad posterior al evento.

©UEFA.com

El Informe de Responsabilidad Social y Sostenibilidad posterior al evento destaca los esfuerzos realizados para garantizar que la UEFA EURO 2016 tuviera un impacto positivo en Francia. 

La estrategia desarrollada por la UEFA y la EURO 2016 SAS tenía prioridades claras: proporcionar el acceso total a los aficionados discapacitados, un campeonato sin tabaco, monitorización contra la discriminación en los partidos y la consideración del medio ambiente.

EURO 2016 SAS había firmado la iniciativa del Pacto Mundial de la ONU, por lo que la sostenibilidad ética cubrió el transporte y la movilidad, la gestión de residuos, la optimización de la energía y el consumo de agua y el suministro responsable.

El presidente de la EURO 2016 SAS, Jacques Lambert, comentó antes del campeonato: "Todos los organizadores de cualquier tipo de evento tienen esa responsabilidad [económica, social y ambiental], ya sea a escala mundial, o simplemente a nivel local o regional. En cierto sentido, eso es lo que significa el desarrollo sostenible, teniendo en cuenta la responsabilidad ciudadana en todos los niveles de organización".

Como resultado, la UEFA EURO 2016 recibió la certificación como sistema de gestión de eventos sostenibles (ISO 20121).

Esto no fue una tarea fácil dado los números registrados: 24 selecciones, 51 partidos, diez ciudades anfitrionas y 2,5 millones de espectadores en los estadios. 

Algunos de los indicadores claves del rendimiento:

  • Acceso para todos: 17.000 entradas para los aficionados discapacitados estuvieron disponibles
  • Libres de tabaco: los diez estadios fueron declarados no-fumadores
  • Diversidad: sólo hubo ocho casos de incidentes racistas/discriminación, dos sancionados
  • Cultura de aficionados: 19 embajadas de aficionados
  • Transporte público: 300.000 asientos adicionales para viajar a los estadios, eliminando 35.000 toneladas de CO2
  • Residuos: tasa de reciclaje del 38%; diez toneladas de alimentos donadas a ONGs
  • Energía: se ahorraron 30.000 litros de combustible; energía renovable comprada para tres estadios
  • Abastecimiento de productos y servicios: 71% de los productos producidos en Europa; 2,5 millones de entradas impresas con papel FSC certificado.

Para cumplir los propósitos, se llevaron a cabo múltiples auditorías durante la celebración de los eventos, como parte de la certificación ISO 20121. 

La UEFA se ha comprometido a construir a partir de la experiencia de la UEFA EURO 2016 y hacia la UEFA EURO 2020 y otros eventos. Para la próxima EURO, los desafíos serán a mayor escala ya que el evento tendrá lugar en trece países anfitriones.

Martin Kallen, CEO de UEFA Events SA, dijo: "El trabajo ya está en marcha con el fin de hacer que nuestros futuros eventos sean incluso socialmente más responsables y sostenibles, y necesitará todas las energías de todas las partes interesadas de la familia del fútbol para lograr este objetivo".