El acuerdo UEFA/UE refuerza las relaciones

El Acuerdo de Cooperación (AfC) entre la Comisión Europea y la UEFA, firmado este martes, fortalece la relación entre las dos partes en beneficio del deporte en general y del fútbol en particular.

Michel Platini (left) and Androulla Vassiliou shake hands after signing the agreement, watched by José Manuel Barroso.
Michel Platini (left) and Androulla Vassiliou shake hands after signing the agreement, watched by José Manuel Barroso. ©European Commission

El Acuerdo de Cooperación (AfC) firmado por la Comisión Europea y la UEFA refleja la clara visión de la máxima institución del fútbol europeo con respecto al futuro de este deporte en el continente y refuerza la relación entre las dos partes en beneficio del desarrollo a largo plazo del deporte en general y del fútbol en particular.

El martes, el presidente de la Comisión José Manuel Barroso, la Comisaria de la UE responsable de deportes, Androulla Vassiliou, y el Presidente de la UEFA, Michel Platini, se reunieron en Bruselas para firmar un documento histórico que marca el camino para reforzar la cooperación entre la UEFA y las autoridades europeas en políticas claves.

Desde hace muchos años las relaciones entre la UEFA y la UE han sido positivas, con la UEFA defendiendo los intereses del fútbol a varios niveles y las autoridades europeas entendiendo la necesidad de tener una relación estrecha y dando respuestas positivas a las políticas e iniciativas de la UEFA.

Con este nuevo acuerdo, la Comisión Europea y la UEFA expresan su deseo de consolidar estas relaciones y de facilitar la futura cooperación en temas de mutuo interés. Las dos partes quieren además impulsar la cooperación y el diálogo, intercambiando información, conocimientos y buenas prácticas con la intención de construir un potente legado con beneficios deportivos, sociales, culturales, educativos y económicos.

"Este acuerdo es el fruto de ocho años de diálogo constante. La UEFA tiene un objetivo, defender los intereses del fútbol europeo y, ahora más que nunca, necesitamos la ayuda de las autoridades públicas para llevar a cabo esta misión de interés general", afirmó Michel Platini.

"El Acuerdo de Cooperación se cimenta en el progreso que hemos logrado, y marca una hoja de ruta para nuestro trabajo conjunto en los próximos tres años. La Comisión y la UEFA están unidas a la hora de promover valores comunes a través del deporte… Confío en que este acuerdo sea un paso adelante significativo en nuestra relación de cooperación", añadió Androulla Vassiliou.

El AfC manifiesta que el deporte afronta actualmente nuevos desafíos que demandan un esfuerzo común de las distintas partes. Estos retos son por ejemplo la corrupción, la inestabilidad financiera, el tráfico de personas, el dopaje, la violencia, el racismo y demás problemas de seguridad pública, y todos ellos requieren una respuesta firme para salvaguardar la ética del deporte, para promover un buen gobierno del mismo y para asegurar una respuesta positiva del deporte.

El nuevo acuerdo reconoce el papel educativo, cultural, social y económico del deporte. La Comisión Europea y la UEFA han confirmado su compromiso con el juego limpio financiero ya que implica mejorar la estabilidad financiera y la sostenibilidad de los clubes, y además es una iniciativa que contribuye al crecimiento saludable del deporte en Europa.

Las partes también han reconocido la necesidad de fortalecer las normas dirigidas a promover la formación local de los jugadores, de importancia crítica en el desarrollo de los futbolista, así como el papel social de las competiciones de selecciones nacionales y la importancia de las provisiones respecto a la cesión de jugadores para los compromisos internacionales con sus selecciones.

La UEFA y la Unión Europea también reconocieron la necesidad de tratar la propiedad de jugadores por parte de terceros. Se considera que esta práctica tiene la capacidad de distorsionar la integridad de las competiciones, y que lleva a que saquen dinero del fútbol terceras partes implicadas que invierten en jugadores y se benefician de sus traspasos como resultado. Además los dos órganos europeos han señalado su intención de marcarse como objetivo eliminar otras prácticas abusivas y poco éticas que ponen en peligro la integridad de las competiciones deportivas y amenazan los derechos de los deportistas.

La lucha contra todas las formas de discriminación será fortalecida, y además se promoverán los derechos fundamentales de los deportistas, incluidos los menores de edad, en el contexto del deporte. Se prevé un papel más prominente para la UEFA en la regulación de los traspasos internacionales de jugadores y los agentes a nivel europeo.

Luchar contra el amaño de partidos y la corrupción en el fútbol es visto por la UEFA como una de sus mayores prioridades, y la cooperación entre las organizaciones deportivas y las autoridades públicas más allá de las fronteras será tratada como una forma de proteger la integridad del deporte contra los fenómenos negativos.

La UEFA y la Unión Europea también han unido sus fuerzas para combatir la violencia en los eventos futbolísticos, a través del refuerzo de la convención del Consejo de Europa sobre violencia de espectadores, que entró en funcionamiento en 1985. También se reconoce la legitimidad de los órganos de arbitraje deportivos para resolver disputas relacionadas con el deporte, dado que estos órganos garantizan la aplicación universal de las normas del deporte, así como los rápidos procedimientos que las competiciones deportivas requieren.

Como parte de este acuerdo de cooperación, ambas partes se muestran de acuerdo en mantener reuniones bilaterales de forma regular, y reuniones a nivel senior al menos una vez al año.