Importante paso adelante

La relación entre la UEFA y la unión de jugadores de la División Europa de la FIFPro se ha reforzado después de la firma de un nuevo Memorándum de Entendimiento entre los dos órganos de gobierno.

UEFA President Michel Platini and Philippe Piat, FIFPro Division Europe president, sign the Memorandum of Understanding
UEFA President Michel Platini and Philippe Piat, FIFPro Division Europe president, sign the Memorandum of Understanding ©UEFA.com

La relación entre la UEFA y la unión de los jugadores de la División Europa de la FIFPro se ha visto reforzada por la firma de un nuevo Memorándum de Entendimiento entre ambos organismos en el reciente XXXVI Congreso Ordinario de la UEFA en Estambul.

El memorándum, firmado por el Presidente de la UEFA, Michel Platini, y por el Presidente de la División Europa de la FIFPro, Philippe Piat, fue uno de los tres acuerdos actualizados que han sido puestos en marcha con el objetivo de lograr la estabilidad y la armonía en la familia del fútbol europeo. También se firmaron nuevos memorándums de entendimiento entre la UEFA y la Asociación de Clubes Europeos (ECA), y entre la UEFA y la Asociación Europea de Ligas de Fútbol Profesional (EPFL).

En el memorándum, la FIFPro reconoce a la UEFA como el órgano rector del fútbol europeo a todos los niveles, mientras que la UEFA reconoce a la División Europa de FIFPro como la única organización que agrupa a los sindicatos de los jugadores profesionales y el único representante de los intereses de los futbolistas profesionales a nivel europeo.

FIFPro es la organización mundial que representa a todos los jugadores profesionales, un total de 50.000 futbolistas. Su división europea consiste en 24 sindicatos afiliados. La División Europa de la FIFPro también representa a jugadores dentro del Consejo Estratégico del Fútbol Profesional (PFSC) en asuntos de importancia para el fútbol profesional europeo y discutidos con la UEFA, la ECA, los representantes de los clubes, y la EPFL, en representación de las ligas.

La cooperación entre la UEFA y la División Europa de FIFPro está basada en valores clave como solidaridad, respeto e igualdad, que han apuntalado el desarrollo del fútbol profesional en Europa. El acuerdo también enfatiza la necesidad de preservar los valores deportivos y los derechos de los jugadores a ser respetados. Además, está estipulado que el fútbol de selecciones nacionales aporte un equilibrio esencial al fútbol de clubes y que las normas relativas a los traspasos de jugadores deberían ser respetadas.

El juego limpio financiero es otro punto importante de este acuerdo, y es identificado por ambas organizaciones como un paso necesario para mejorar la situación económica en el fútbol europeo. La integridad del fútbol es esencial para ambas organizaciones, que por tanto se comprometerán a promocionar el juego limpio financiero y la lucha contra el racismo, el dopaje, la violencia, el amaño de partidos y la corrupción en el fútbol.

Además, FIFPro y la UEFA también reconocen la autonomía de los órganos de gobierno del fútbol y la necesidad de que las disputas se resuelvan en las apropiadas estructuras de resolución de disputas deportivas.

Otra de las grandes decisiones que se tomaron en el Congreso de la UEFA celebrado en Estambul fue la aprobación de unos requisitos mínimos en los contratos de los jugadores (llamado Acuerdo Autónomo) como consecuencia del diálogo social europeo entre empresarios y empleados. Estos requisitos deben ser ejecutados en todos los territorios de las federaciones miembro de la UEFA en un plazo de tres años.

El acuerdo se llevó a cabo por la ECA, la EPFL y la División Europa de la FIFPro, órganos encargados de la toma de decisiones vinculadas al diálogo social europeo, y se firmó el trato en una ceremonia que tuvo lugar en Bruselas durante el mes de abril. En el acuerdo entre la FIFPro y la UEFA se subraya que se debe promocionar, apoyar y desarrollar el diálogo social.

Sin los jugadores el fútbol no existiría y el nuevo memorándum elaborado con la División Europa de la FIFPro proporciona un avance importante en la búsqueda de la estabilidad y en las soluciones a los diversos desafíos a los que se enfrenta en fútbol profesional en Europa.